domingo, 20 de enero de 2013

Un recuerdo infantil: Heidi y los panecillos blancos




Antiguamente, las harinas eran naturales 100%. 
Tanto, que a veces incluso tenían demasiados fragmentitos de cáscara del grano, que no había quedado bien refinada tras la molienda.
Hornear no se hacía cada día, así que a menudo el pan quedaba seco. 

Cuando se la llevaron a Frankfurt, Heidi prometió a la abuelita que le traería panecillos blancos, blanditos y tiernos. Durante meses, la niña estuvo atesorándolos en su habitación, sin saber que se ponían duros y no los podría aprovechar. 


Yo era pequeña, pero ese gesto me pareció precioso, de lo más dulce.
La anciana suspiraba por un panecillo tierno, y yo imaginaba el olor delicioso y la textura (y ahora se me está haciendo la boca agua).  
No sé porqué imaginaba tanto, después de todo, en casa siempre hemos comido pan blanco.



Gracias a Javi he estado leyendo el artículo sobre las harinas integrales que ha publicado "Lo que dice la ciencia para adelgazar", del cual cito textualmente un fragmento:

"La mayor parte de los productos que podemos comprar como integrales se han elaborado a partir de harinas refinadas a las que se les ha añadido después salvado. Dado que todavía el uso de la harina completa es marginal, productivamente hablando es más eficiente refinar toda y posteriormente, a la cantidad seleccionada, hacerle algo parecido a una reconstrucción, volviéndole a añadir  la cubierta exterior del grano." 


Por eso no como pan integral. Si hay que mezclar el salvado ya lo mezclo yo: me como el pan blanquito, y el salvado con el yogur, que me gusta más.


Sale más barato refinar toda la harina y luego añadirle salvado. Vaya. Y encima,  la harina lleva más cosas además de trigo: conservantes, antiapelmazantes y azúcares para mejorar el sabor.
Pues lo que no es no es, y esto no vale. Si es harina integral, debería ser integral.





Si no fuera porque ya llevamos una vida bastante liada, deberíamos comprar harina ecológica/integral y hacernos nuestro propio pan. Y ya puestos, podríamos pillar el grano de trigo (en mi pueblo sería fácil conseguir un par de sacos) y molerlo también. O mejor cultivarlo, para estar seguros de que está libre de química...

No, si al final habrá que volver a lo antiguo, pero antiguo-antiguo.
A mí me va mucho lo vintage, pero no me acabo de ver...



Total, que para el poco pan que como, voy a seguir comiéndolo del normal (léase del blanco). Eso sí: lo compro en una panadería con horno de leña, que para eso vivo en un pueblo. El panadero también vende baguettes, pero me ha dicho que las compra congeladas. En cambio, el pan-pan que vende me ha jurado y perjurado que es pan de verdad.


¡Ah!  al final Heidi apareció con un cesto llenito llenito de panecillos blancos, tiernos y blanditos para la abuelita...




 

11 comentarios:

  1. Pues mira que gracias a tu entrada me estoy comiendo un yogur de plátano con salvado de trigo y a partir de ahora los yogures los voy a comer con ese salvado hasta que lo termine y luego volveré a comprar : )
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El salvado hace que un simple yogur se convierta en un yogurazo, que sacia mucho más y te deja medio harto.

      Y aunque el sabor es así-así, cuando te acostumbras ya está.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Hola guapa!! Yo suelo hacer pan casero en mi super horno de gas o en la maquina del pan y a pesar de que las harinas no son lo que eran no tiene ni punto de comparacion con el comprado.

    Por otro lado, yo ya tengo pensado en algun momento buscar trigo y molerlo yo misma, al menos se lo que muelo y lo que le pongo al pan....porque seguramente conozca al que lo haya cultivado en mi pueblo. Lo malo es que no tengo muy claro como molerlo sin molerme yo!!!

    La verdad es que no sabemos la de guarrerias que nos comemos...pero como con el pan, con mil cosas mas!!

    Un besazo y feliz semana.

    pd: a mi me volvian loca los panes de Heidi...sigo buscando una receta con la que consiga algo similar al menos en aspecto y me sepa como yo creia que sabian los suyos...una delicia seguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo en mi imaginación unos panecillos perfectos, con un olor concreto, humeantes, recién salidos del horno... ja ja ja. Nada más pensarlo, cualquier otro pan me parece inferior, ja ja ja.

      Con el azúcar nos hacen lo mismo. El azúcar blanco pasa por multitud de procesos químicos, pero el moreno es blanco teñido en la mayoría de las ocasiones. Lo pagas como integral, pero te venden una cosa más barata y de menor calidad.

      Un ajco :-(

      Besitos :-)))

      Eliminar
  3. Hola!! De verdad que leerte es recordar mi niñez también... y me ha dado gracia lo de volver a lo antiguo, y es verdad que es una necesidad regresar a las cosas naturales, pero tampoco me hayaría haciendo el pan, muele que muele los granos y todo eso jajaja!!

    Un besote Amelia!! Gracias por esta entrada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si volvemos a lo antiguo, también tenemos que tener en cuenta que el día tiene 24 horas. Antes se pasaban horas y horas haciendo faenas que hoy se hacen en un rato (como la colada, por ejemplo). Las mujeres actuales trabajamos fuera de casa, y además nos apetece cultivar nuestras aficiones y nuestras inquietudes... y no dan para tanto 24 horas, una pena.

      Besotes

      Eliminar
  4. Jo que recuerdos... si es que era verlos en pantalla y entrarme un hambre y casi el calorcillo y el olor jejeje. Yo directamente no me fio de ningún pan industrial, aunque últimamente entre unas cosas y otras he tenido que comprarlo ya hecho, suelo hacerlo yo.
    Para esta semana me he propuesto encontrar una receta de pan integral rápida para compartirla con quienes tenéis más tiempo que yo (jodío paro... :( ) y ahorrar tiempo yo también a la hora de hacerlo ya que en el levado de pan puramente integral se me van más de 2 horas.
    ¡Me ha encantado esta entrada!
    Besos,
    Belén

    ResponderEliminar
  5. Oh, a mí no me gusta mucho el pan blanco, prefiero mil veces lo integral aunque sea de pega, por lo que dicen. Me encanta el pan integral con semillas de Lidl, el que cuesta 2,20€ más o menos. Corto rebanas y lo congelo. Uno me dura para toda la semana. Y me va genial para el tránsito intestinal, yo que bebo poca agua y TODAVÍA hago poco ejercicio :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TODAVíA... pero ya te queda poco, querida amiga...



      (me refiero al ejercicio, que leído a lo despistao, sonaba como una amenaza... ja ja ja)

      Eliminar
  6. Vamos ha hacer una cadena de "inspiración", no de las de inspira-expira ::))

    A tí te ha inspirado Javi esta entrada, y yo me inspiro en la tuya para poner la receta del pan de molde integral que me hago yo en casa, con harina 100% integral... rico rico y sano sano... pero engorda engorda ;)

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que engorde tanto si se come con moderación, ¿no? a ver cuándo la pones y a ver si me animo (que esa es otra, soy una vaga del carall).

      Pero a ver si me pongo.

      Besos.

      Eliminar

Adelgazar es más fácil en compañía, así que no te cortes y suéltalo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...